Acerca del libro

starting over a way of life Ver Demostración
del libro

Entrevista con Alazraki Primera Parte



Entrevista con Alazraki Segunda Parte

Hace diez años, cuando me dijeron que me quedaba poco tiempo de vida, comencé a escribir este libro para poner en él mi filosofía y las lecciones aprendidas en el camino. Quería también que mis hijos y mis nietos supiesen más de mí.

Algo que descubrí hace mucho tiempo, es que el mundo tiene una gran necesidad de líderes capaces de llevar sus ideales a la realidad. Pero esos líderes sólo se forjan fuera de su zona de confort.

Esta es la principal lección de vida que quiero compartir contigo. No importa cuántas veces te hayas topado con obstáculos, no importa si a veces dudas de tu capacidad para lograr tus sueños, sólo sobreponiéndote al miedo serás capaz de escapar de la esclavitud que te impone el temor.

Comencé a darme cuenta de ello cuando salí de Cuba, a los 15 años, año y medio después de que Castro asumió el poder. Me fui a vivir a Estados Unidos, una cultura diferente con un idioma diferente, y decidí que no quería refugiarme en el microcosmos de la comunidad cubana en Miami, que estaba destinado para mí y mi familia. Quería integrarme a la sociedad a la que llegaba. Esa fue la primera vez que renuncié a mi zona de confort y me arriesgué a conseguir más.

Cuando me gradué como ingeniero arquitectónico, trabajé en construcción para mi padre en un pequeño negocio de bienes raíces.

Al cabo de tres años la empresa dejó de existir y yo sentía que tenía ya la suficiente experiencia para empezar mi propia aventura como contratista general. Hice algunos negocios con bastante éxito, pero nuevamente sentí la necesidad de no quedarme estancado y de dar un nuevo salto.

La ocasión llegó en 1979, cuando mi suegro me planteó una oportunidad de negocios en la compañía de su familia: nada menos que Bacardí.

Al inicio estuve dispuesto a aceptar una fracción de mi sueldo anterior, porque vislumbré las ilimitadas posibilidades que ese trabajo me abriría en el futuro.

Así afronté mi mayor reto en la compañía, que era sacarla de la de la zona de confort en la que se hallaba, y que la limitaba ante una pujante competencia. La empresa salió del hoyo y las ventas repuntaron sustancialmente.

Como ese, he tenido muchos éxitos en el camino y también varios tropiezos, pero siempre he tenido el mando de mi vida yendo más allá de lo que mi confort me hubiera permitido. He aprendido que el mundo necesita líderes que no se vuelvan esclavos de su comodidad y que se arriesguen para salir de esa esclavitud.

Han pasado diez años desde el diagnóstico fatal. Estoy vivo y me siento vivo, en especial porque me entrego y me arriesgo al cien por ciento en lo que hago.

Quiero compartir contigo estas experiencias, esperando que encuentres en ellas la motivación para buscar romper con la comodidad de la rutina que nos impide avanzar y ejercer nuestro máximo potencial.

Luis J. Echarte

Derechos Reservados Luis Echarte - 2013 ®